Que alguien le pare los pies a los ayuntamientos

posted in: Panorama | 3

Todos los pajaros mirando para adelante, solo uno al reves. ¿Por que los políticos actúan al revés de la lógica?

Parece que mucha gente no se ha enterado de nada, que aun viven con la dinámica de estos pasados años de nadar en la abundancia. Leía hace unos días una entrevista al presidente de la asociación de ayuntamientos españoles (FEMP), en la que anunciaba que vienen subidas masivas en los impuestos municipales, que si el IBI, que si el impuesto de matriculación, el de limpieza y otros peores, como son las decisiones en la gestión de polígonos industriales y promociones inmobiliarias.

No solo eso os cito literalmente de una noticia de elconfidencial.com, “…….en el impuesto que grava las plusvalías por el incremento del valor que experimentan los terrenos de naturaleza urbana, la propuesta de la FEMP, que lleva la firma de todos los grupos políticos, lo que garantiza su aprobación, se basa en reformar el método de valoración. Así, en lugar de tener en cuenta el valor catastral a la hora de pagar las plusvalías, se aplicaría el valor de referencia que se fija para liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, de cuantía más elevada.”

La deuda de los ayuntamiento están aumentando mucho, según alerta Funcas, aunque tambien es cierto que los mas de 6.000 millones de Euros de los ayuntamientos españoles tampoco no es una cifra muy elevada.

Si con la brutal crisis que tenemos encima, los alcaldes suben masivamente los impuestos será el peor error posible es que no tienen ni idea del mundo donde viven. Además según me explica un amigo que conoce bien este mundo, muchos ayuntamientos están ya al tope del tipo impositivo legal en muchos impuestos.

Si los alcaldes y regidores de ayuntamientos se han acostumbrado a gastar demasiado es problema suyo no nuestro. Que se aprieten el cinturón. Quejaros, no os quedéis con los brazos cruzados. Y estos es extensible también a otros organismos públicos, ante la crisis todo el mundo debe apretarse el cinturón.

Es muy sencillo, si un restaurante ve que con la crisis tienen menos clientes cada mes, seguro que no se les ocurrirá subir los precios para compensarlo. Todos sabemos que le pasaría en este caso. ¿Porque los políticos aplican lo contrario?

3 Responses

  1. El negocio de la recalificación de terreno rústico en urbanizable ha sido el principal negocio de los ayuntamientos durante los últimos 10 años. Se han acostumbrado a vivir de las rentas de un término municipal que devastaban en nombre del “crecimiento sostenible” para engrosar su cartera de servicios, trabajadores a sueldo y por ende, votos asegurados. El negocio del suelo se ha agotado por muchos años y solo les quedan dos opciones, o recortar el gasto o subir los impuestos. Que hagan lo que quieran y que cada uno con su voto actue de forma consecuente, al menos ahora, asumirán coste político por sus excesos.

  2. Esta crisis no solo ha cogido por sorpresa a la gente (ayudados por la miopía interesada institucional), sino especialmente a los ayuntamientos.

    Nadie recuerda cuando los ayuntamientos eran pobres, muy pobres, y mantenían el numero de funcionarios al limite, de ahí que fuesen muy ineficientes normalmente y dependieran de la capacidad de sus propios recursos humanos para gestionar mejor o peor los asuntos, pocos en comparación con las obligaciones del gobierno central y autonómico, que les concernían.

    Pero, con este boom tan largo, los ayuntamientos se han convertido en poderosas instituciones manejando ingentes cantidades de pasta proveniente en su mayoría, directa e indirectamente, de tanta actividad en el sector de la construcción.

    Su parte del pastel era la concerniente a recalificaciones, licencias de obras, inspecciones, impuestos directos, plusvalías municipales, y las subvenciones en base al padron de habitantes y en base a las competencias transferidas, esto último de gran interés ya que significaba mas dinero por trabajos que en la practica ya realizaban, al menos en parte.

    La consecuencia generada por tal numero de competencias y atribuciones ha sido principalmente el crecimiento desmesurado en número de personal y el de sus instalaciones, en ambos casos y normalmente -con excepciones- a cargo de presupuestos que aumentaban cada año, soportados por una ciudadanía que pagaba protestando, pero al menos, tenía la capacidad de pagar.

    He pensado con anterioridad a leer tu artículo en cuales serían las repercusiones para los gobiernos locales de esta enorme crisis, y gracias a tu iniciativa he pensado en comentar cual será, en mi opinión, el papel de los ayuntamientos en el futuro cercano.

    Creo que la principal será que van a entramparse hasta la medula -los que no lo estén ya- y será mas cuanto mas tarden en adaptarse a la nueva situación. Pero se encuentran con el mismo problema, quizás peor, que las empresas, tienen un montón de personal que no van a necesitar ni van a poder pagar, y un montón de instalaciones que no podrán mantener. En cuanto a sus reponsabilidades en materias cedidas serán una patata caliente que trataran de devolver a quien se las cedió, tonto el último en hacer esto porque estas corporaciones van a reducirse hasta lo que eran -espero que solo en tamaño- hace 15 años o mas.

    Solo hay un caso en peor situación, las autonomías, y por ahí si que tendremos un grave problema político e institucional, porque con todo el respeto a su trabajo son seudo-reinos acostumbrados a recibir cada vez mas dinero y poder, y de lo primero si no hay no hay, pero a lo segundo no se renuncia tan facilmente y es por el contrario un recurso ampliable cuando se habla de presupuestos.

    Tenemos una situación de verdadera pena, solo cabe esperar que tal disgregación de poderes y reponsabilidades no se convierta en una lucha en la que el ciudadano es el peón pagador y sufridor.

    Convendría un análisis de los años posteriores a la gran crisis del XX, la del 29, y sus repercusiones directas en la política -al menos en occidente- de su tiempo; en materia económica es muy interesante por su importancia y transcendencia, pero en materia política es para echarse a temblar, porque los políticos son lentos, muy lentos, y cuando reaccionan, si lo hacen, ya es demasiado tarde. Puede que una familia sufra hasta adaptarse, lo van ha hacer, pero los políticos no saben, o no quieren, o no les dejan, adaptarse.

  3. Hola Marc

    Solo te hago un pequeño apunte sobre la deuda de los Ayuntamientos.
    Gracias a mi empresa trabajo con unos 300-400 ayuntamientos repartidos por toda España así que más o menos sé por donde van los tiros.
    Nadie sabe a cuanto asciende la deuda real de los Ayuntamientos, y mucho menos que nadie los propios ayuntamientos.
    Dado que la legislación les limita la capacidad de endeudamiento lo que hacen la practica totalidad de los ayuntamientos cuando agotan su capacidad de endeudamiento es parar de contabilizar deudas y “meter las facturas en un cajon”
    No es raro si trabajas con ellos regularmente cobrar facturas con años de retraso .
    Posiblemente la deuda real sea el doble o el triple de la reconocida .En todo caso dado que estas facturas no estan contabilizadas de ninguna manera, insisto, nadie conoce la deuda real de los ayuntamientos.

    P.D Si alguien pone en duda este planteamiento le puedo mandar un mail (de manera totalmente privada) con un larrrrrgo listado de Ayuntamientos que realizan esta practica de meter las facturas en un cajon sin contabilizar.Ojo no todos son de poblaciones pequeñas, hay bastantes de poblaciones muy grandes

Leave a Reply