Historias imprescindibles de la bolsa y los mercados. Psicología bursátil.

posted in: Bolsa, Destacado, Macro | 2

André Kostolany fotografia

André Kostolany, fotografía.

Se puede ganar o se puede perder, pero lo que nunca se puede es recuperar lo perdido” .- André Kostolany.

El gran Kostolany decía, “no confié usted en aquellos que han encontrado ya la verdad; confié solamente en quienes siguen buscándola”. Esta frase es valida para muchos aspectos de la vida pero mucho mas para las inversiones en bolsa, en bonos o divisas.

Ante la pregunta de que pensaba sobre los inversores que afirman que siempre compran en mínimos y venden en máximos, Kostolany respondía: “son unos embusteros”.

Sobre la importancia de analizar la historia en bolsa y mercados financieros, Kostolany responde: “Es muy importante, ya que sino no es posible prever los acontecimientos futuros, hay que comprender por lo menos los pasados. Facilita reflexiones ulteriores. Tras cada operación en los mercados fructífera o fallida, el inversor debe analizar su éxito o fracaso. Porqué era buena la operación, que argumentos eran positivos y que cuanta suerte hubo en ellos. O bien en la dirección opuesta: porqué fracasó la operación, que argumentos estaban equivocados, que imponderables se mezclaron, donde estaba la falta cometida en la valoración”.

Comportamiento de la bolsa con Adolf Hitler

No se debe comprar acciones en el corto plazo cuando se tiene una mala opinión a largo plazo o se ve un peligro. No se circula con un coche ni cinco kilómetros si sabes que podría tener un accidente. Quién crea que el desarrollo político exterior o interior podría ser desfavorable a las bolsas, siempre en un plazo corto de tiempo, debe calcular el riesgo y no desdeñarlo con la excusa de que falta mucho tiempo. Recuerdo con mucha precisión una experiencia personal en los años 30:

En los años 30 vivía en París y estaba posicionado a la baja en bolsa. Los motivos eran en parte económicos y en parte políticos. Pero la bolsa subía y subía por causas técnicas y porque los “sindicatos” (no se a quienes se refería Kostolany o el traductor) habían manipulado al alza. Llegaron las elecciones en Alemania y Hitler subió al poder. Sesenta y siete diputados nazis , con uniformes pardos y brazaletes con la cruz gamada, entraron en el Reichstag. Para muchos aquel fue un acontecimiento desagradable y una sorpresa.

La Bolsa de Paris no se vio en absoluto afectada, a pesar de ser un acontecimiento susceptible de influenciar el futuro, y siguió su alegre alza. En vano repetía ante mis colegas bolsistas en París el disparate que representaba el alza: en un país vecino y tradicionalmente enemigo de Francia había alcanzado el poder un partido que amenazaba la paz. “Que nos importa a nosotros lo que ocurre en Alemania? Aquí estamos en Francia”, me objetaron mis colegas. Me sentí anonadado por aquella tonta reacción y les explique una película de Buster Keaton tocando un piano en una casa en llamas. Tocaba tan concentrado que no se dio cuenta hasta que terminó la canción y vio a su casa completamente destruida. Así os irá cuando os deis cuenta de que la casa se quema. ¿Que ocurrió?.

Poco a poco mas inversores se fueron dando cuenta que la ascensión al poder de Hitler no era una broma. Perdieron el placer de especular más al alza. Se produjo entonces una fuerte caída en el mercado lo que me permitió embolsarme grandes beneficios. Un inversor en bolsa debe siempre mirar a la lejanía y no tan solo donde le alcanza la punta de la nariz.”

iconic-photographs-1940-hitler-paris2

Adolf Hitler paseando por París.

Estos fragmentos corresponden al libro de André Kostolany “Estrategia bursátil”, traducido del alemán al castellano por Edit. Planeta en 1987 (descatalogado durante años).

Por último encuentro muy interesante unos consejos sobre actitud mental y psicología ante la inversión en mercados financieros:

Tras sus éxitos, por espectaculares que hayan sido, un inversor en bolsa  tiene que comportarse modestamente y en ningún caso experimentar orgullo pues incluso el más tonto puede lograr éxitos en bolsa. Tanto más cuanto que muchos tontos forman la tendencia y el tonto no es más que la molécula de la multitud. Hay solo dos posibilidades: un activo puede subir o bajar. Con matices como es natural, y diferente intensidad. Cuando de la dos posibilidades se opta por la buena, todavía no es motivo para presumir de ello. Puede ser un golpe de suerte como cualquier juego de azar. Cuando se tienen luego buenas ideas hay que tener también esperanzas, pero siempre se precisa asimismo cierto escepticismo, puesto que son muchos los imponderables que podrían hacer borrón y cuenta nueva.”

En el prólogo del primer libro, el autor menciona como se le llama a la palabra “dinero” en varios idiomas y culturas: ‘Sólo el idioma alemán llama al ganar dinero ‘verdienen’, que podría traducirse como ‘merecerlo, conseguirlo con el propio esfuerzo’. Los franceses (y los españoles) lo ‘ganan’, los ingleses lo ‘cosechan’ (earn), los norteamericanos lo ‘hacen’ (make money) y los pobres húngaros lo ‘buscan’. El ganar dinero mereciéndolo (verdienen) puede incluso convertirse en un placer cuando se recibe a cambio de una actividad que se realiza con agrado y divierte’.

Aquí podéis encontrar una interesante historia del comportamiento de las bolsas europeos en las sucesivas invasiones de Hitler a diversos países europeos.

2 Responses

  1. José Gómez Blanco

    Otro libro muy interesante sobre los mercados de valores, estrategias de inversión, etc., es “PSICOLOGÍA DEL MERCADO BURSÁTIL”, de Lars Tvede, publicado por Deusto hace años. Lleva por subtítulo: “Táctica, oportunidad y análisis técnico”. En unos de sus capítulos: “El mercado es irracional”, relata las grandes catástrofes ocurridas en distintas épocas, debido el comportamiento irracional de los inversores.

  2. Marc Garrigasait

    Hola José,

    me leí el libro de Lars Tvede hace unos cuantos años. Relata algunas cosas interesantes, auqnue no es un libro imprescindible. me volveré a mirar este capítulo que comentas.

    Marc,

Leave a Reply