En Japón hay que ser dentista, crear mangas o ser luchador de Sumo.

Combate de Sumo del campeón mongol Asashoryu.

Des de que volví de Japón en octubre de 2007 que tenia ganas de escribir sobre el deporte (o la religión) del Sumo.

El Sumo es el deporte nacional de Japón. Su historia se remonta a miles de años. En el siglo VIII se practicaba durante los banquetes del Emperador. Por aquella época los combates no se celebraban en el dohyo sino que se hacían en el centro de la Sala Imperial del Trono.

A partir del siglo XVII, los luchadores profesionales eran patrocinados por los señores feudales. Es en ese momento que se empiezan a recaudar donaciones para reparar templos, puentes u otras obras públicas. De aquí proviene la actual Asociación japonesa de Sumo (constituida en 1.925), que ha preservado sus tradiciones hasta los tiempos modernos. Como ejemplos tenemos el tejado suspendido sobre el dohyo (con forma de un antiguo templo divino) y la vestimenta del árbitro, que simboliza al traje de caza de un guerrero japonés del pasado.

En los últimos tiempos se ha incrementado la internacionalización del Sumo con luchadores de Hawai, Taiwan, Brasil, Argentina, pero especialmente de Europa del este. De hecho, en 1.993 Akebono, un luchador hawaiano (aunque ahora nacionalizado japonés), cuyo verdadero nombre es Chad Rowan, se convirtió en el primer (y único hasta la fecha) Yokozuna (el grado más alto del Sumo) no japonés de la historia.

Normalmente, el arbitro consigue no ser aplastado por estas moles.

El ritual del lanzamiento de la sal tiene como objeto purificar el dohyo antes del combate. Los árbitros van vestidos con diferentes y excepcionales kimonos de siglos atras según la categoría. leed este post de “un bilbaíno en Japón

Los luchadores son deportistas profesionales que viven todos juntos en Tokyo. Esta dura convivencia lleva a historias de maltratos a los luchadores novatos, como el ocurrido el año pasado cuando el gran campeón japonés fue desposeído acusado de la muerte de un joven luchador por una paliza (ver el post que escribí en octubre del 2007 des de Japón). Ver también este excelente artículo en castellano.

Un luchador de Sumo de la categoría Yokozuna Wakanohana, la mas alta, gana unos $324.000 al año. Un luchador de Sumo de la categoría juryo, la categoría mas baja gana unos $9.000 al mes. Ved este interesante post con una larga lista de los sueldos en Japón. Los empleos mejor pagados en Japón son el de primer ministro, el de creador de comics Manga, ser dentista especializado o tener una tienda especializada de ramen.

Los combates de Sumo son muy cortos, de unos 15 a 20 segundos solo, pero las ceremonias y las clasificaciones duran toda una mañana. Ved este video de una de las ultimas finales.

Este es el ránking mundial de luchadores de Sumo.

Yo asistí el año pasado personalmente a un combate en Kobe (Japón), y mi gran sorpresa fue que empezaba a las 8,00 de la mañana y terminaba a las 15,00 h de la tarde o sea que salimos y entramos varias veces entre combates. Quizá algún día colgaré una foto mía con uno de los luchadores, en Japón es como tener una foto con Ronaldinho.

4 Responses

  1. David Aguirre

    Interesante articulo Marc, siempre me ha fascinado este histórico ritual de lucha nipona. Casualmente en mi juventud seguí la carrera de Chad Rowan era un excelente luchador de gran potencia y fuerza (y muy rápido). En Japón era Dios literalmente, las mujeres hacían cola para conocerle y era tratado como una auténtica estrella de Rock, de echo recuerdo que se caso con una famosa modelo japonesa.

  2. Muy bueno el artículo.
    Por cierto, lo de Ronaldinho no irá con segundas?? mira que ahora dicen que se va a cuidar la figura en el Milan Lab…

  3. Cuando vi la foto pensé que eran tres ciclistas que les habían robado las bicicletas.

  4. son mas gordo que mi……… no le entran ni los calsones jajajajajaja chau

Leave a Reply